La montera picona, galardón que distingue al vencedor del Campeonato de Asturias de Pinchos y Tapas de Asturias, ya tiene dueño. Ha sido para el restaurante Ciudadela, vencedor de la novena edición del certamen, que ha  reunido en torno a la fiesta de la minicocina a 172 establecimientos de toda la región. Entre ellos, campeones nacionales de pinchos y de tapas de diseño.

‘Ropa Vieya’ es el nombre de la propuesta ganadora, una tapa que recurre a la cocina tradicional como inspiración y ‘leitmotiv’. La ‘Ropa vieja’, elaborada habitualmente con los restos del cocido, aparece presentada por el cocinero Jorge Solís de una forma original y practicamente deconstruido para ser servido en secuencias.

El plato, divertido, tiene un guiño asturiano porque incorpora una pequeña ‘boroña’ de chorizo. ¿Cuál es la gracia de una tapa que ha convencido a un jurado compuesto por periodistas, cocineros con estrella Michelin y críticos gastronómicos?

Sobre una base de puré de garbanzos y comino se sirve un rulo de carne de cerdo y gallina, una salsa de sopa de garbanzos y manos de cerdo y ternera, un conjunto coronado por patata crujiente.

Un buen cocido se come con pan, para empujar, rebañar y acompañar al sabor. Y aunque la ropa vieja no es típica de Asturias, el toque cantábrico llega acompañándolo de una minúscula boroña que sirve para rebañar el sabor del guiso.

En el palmarés de restaurante Ciudadela se contabilizan varios premios anteriores, entre ellos dos campeonatos de pinchos de Gijón, en su primera edición y en la cuarta.

Share